volver arriba
         
 
 
         
  MUESTRAS MÚSICA VARIOS  
  FIESTAS CINE Y TEATRO  
 
  HOY: JUEVES 20  
  09:00 hs

 
 

 
  10:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
ver más
  WIPE PODCAST
Blood Orange - Dagenham Dream




MÁS MUSICA
 
  QUIERO RECIBIR EL NEWSLETTER !
 
  WIPE POST@  
 
 
 
 
 
     



wipe links














 
 
  REVISTA WIPE
GUIA DE BUENOS AIRES
 
 
     
  EDICIONES IMPRESAS      MUESTRAS      NOTAS      DISCOS      LIBROS      LUGARES      CONVOCATORIAS      CONTACTO  
 
Jimmy Hendrickx, el director de cine belga que la rompio en el BAFICI volver
 

Jimmy Hendrickx, el director de cine belga que la rompió en el BAFICI

Por Agustina Rudi

En su paseo por Indonesia, el director cinematográfico Jimmy Hendrickx se fascinó con el movimiento punk joven y regresó al país asiático para filmar la película A Punk Daydream a lo largo de 5 años. Tras la proyección del docuficción en el BAFICI 2019, nos cuenta todo sobre su making of. 


 


A Punk Daydream se desarrolla en las calles de Jakarta y muestra el estilo de vida de un grupo de amigos, jóvenes punk que escapan del rigor de sus padres y de la escuela. En su lucha por la libertad individual encuentran inspiración y afinidad espiritual en los Dayak, una tribu de la isla de Borneo que también busca sobrevivir de la opresión sistemática y de la modernización para seguir fiel a sus creencias. Una mirada ácida sobre grupos segregados que reúne videoarte, tradiciones locales y realidad contemporánea.


¿Cómo surge la idea de hacer esta película?

Cunado viajé a Indonesia vi paisajes maravillosos y volcanes, después vi la pobreza y los punks, y quise mezclar esos elementos. Al principio fui como fotógrafo, observando esos planos. Había conocido a unos chicos punks en la calle y empezamos con un corto de tres personajes, pero después, mientras más filmaba más me centraba en la historia de Eka. Su padre era militar y estaba privado de ver a su madre y familia y quise mostrar sus emociones. Su amigo Edo era como su sidekick, el compañero que proporciona entendimiento a la historia de Eka y a la suya: sus padres casi lo venden a un campo de arroz. Al final del día, ambos viven en una sociedad donde estas cosas suceden. Cuando empecé a entender el idioma los comprendí más, y desde ese momento los sentí mis amigos y ellos empezaron a confiar en mi.


 

Me pareció interesante la analogía de la cultura punk con la de tribus originarias de Indonesia, ¿esto sucedió de manera natural?

No sé si recordás la escena del club punk donde ellos hablan de las tres generaciones de punks, en el fondo vemos un logo. Eka está jugando al pool y hay dibujos tribales en el fondo que están llenos de significado. Esta idea romántica de los punks está en su estética, en sus tatuajes. Si observás cómo esta dibujado el logo de la calavera, aparece reflejada la cultura de las tribus de ahí.

Me di cuenta que era muy obvio hablar de los tatuajes, así que dejé que esta idea entre y salga. También podía haber hablado de anarquía, pero nunca usé esa palabra, porque si bien está presente, cuando hablás de ella podés cometer errores. Es un tema complicado, tuvimos varias entrevistas y decidí desecharlo. Si les preguntas por la tribu, ellos tienen respuestas positivas e inocentes al respecto.
 


¿Escribiste textos para la película?, ¿cómo fue dirigir a los chicos?

La primera frase de la peli es “El mundo es pesado en mis ojos”. Esa es la única oración que escribí. En aquel momento, en la primera toma, yo no hablaba indonesio. En mi corto anterior no había trabajado con diálogos, pero sí con chicos de la calle. Acá hice algo raro entre poesía y diálogo donde traducía textos de canciones punks y luego los mezclaba y los ponía en el script. Básicamente usé sus palabras, y pensé que podía hacer algo de actuación con Eka. Al principio se sentía artificial, entonces preferí momentos más naturales donde él usara sus propias palabras. A veces les daba direcciones, siempre sumaban algo personal a las escenas. Proponía temas, pero la mayoría de las ideas venían de ellos mismos. Fue algo que aprendí en el proceso, espero en mi próximo film no pasar por lo mismo, si no filmar naturalmente desde el principio. A fin de cuentas, se trata de un documental. Durante el proceso aprendí que también podés ir por una estética más cruda.

Ellos, se preguntaban: “¿Por qué querés mostrar esta cara de nuestro país?. Para mi es una carta de amor, puse mucho empeño en realizarlo, quise difundir lo hermosa y diversa que su cultura puede ser; aunque ellos no lo sentían de esa manera. Para nosotros, los occidentales, es difícil de entender. Al principio puse unos bailarines en una villa para contrastar, es una escena que no es real pero la creé para shockear, aunque no creo que sea una manera muy honesta de narrarlos. A la vez incluí las cosas más lindas de su cultura, las danzas. Ahora me doy cuenta que no es muy respetuoso de mi parte construir una realidad en un documental. Es todo un trabajo encontrar el balance entre dirigir y respetar su tema.



¿Te sentiste identificado con Eka?

Nunca lo pensé. Tal vez si hubiese tenido un pasado similar nunca hubiese hecho un film sobre esto. Los artistas fílmicos siempre buscamos el drama, no es tu vida, si no que buscas algo diferente. 


Ellos se sienten juzgados por la sociedad, ¿creés que se sintieron juzgados en algún momento?

Las conversaciones y los encuentros fueron muy filosóficos, amigables y respetuosos, yo estaba agradecido y ellos también. Viven marginados, son una consecuencia de los prejuicios de la sociedad, les dicen que son “la basura de la ciudad”. Tienen que escucharlo todo el tiempo, se lo dicen todos los días. Lo loco es que son producto de la sociedad, ella es la que los condena. 

 


Es muy interesante como el tatuaje puede ser un tabú. Los tatuajes mostraban una diferencia. 

Actualmente en Indonesia mucha gente tiene tatuajes, en la película lo mostré. Indonesia es una sociedad muy compleja, especialmente Jakarta donde hay muchas mezclas de culturas, es difícil mostrar todo en una película. Con los otros tatuajes es más complejo, vienen del pasado y son más prejuiciosos con eso. Por otra parte, miles de personas asesinaron con esos tatuajes y son símbolo de libertad. En el film podés ver, en una escena que pasa muy rápido, una reportera de TV que pregunta ¿por qué te hacés esos tatuajes en la cara? Son invitados a los shows de televisión y el tema de conversación son los tatuajes religiosos.

Reflexiono sobre la condición humana. Lo social siempre está ahí, la discusión se da en la historia de Indonesia y en la universal también. Si tenés una estructura donde una persona tiene más poder para decidir, puede abusar. ¿Qué sociedad perfecta los dejaría vivir así?  Para mi es interesante mostrar porqué no. La identidad es como lo plantea el poder y la religión. Determinado color de piel, presencia, manera de vestir. El tema del tatuaje es muy obvio porque es un estigma. La estructura del poder se repite en todos los órdenes.



¿Qué dijeron los chicos cuando se vieron en la película?

No le mostré la película a Eka todavía. En unas semanas voy a Indonesia, es complejo llegar hasta allá, demoro cinco días aproximadamente. A Edo sí y dijo: “Wow 5 años para una hora de película, eso es corto”. Es abstracto lo que en realidad sucede en el film. Cuando ellos hablan tienen mentes brillantes, son intelectuales. Es realmente ese punk que llevamos dentro nuestro muchas veces con otras perspectivas. Me sorprendieron, estos chicos que viven en la calle tienen una verdadera filosofía e ideas personales de la vida. Los encontré muy inteligentes.


Agracecimiento a Carolina Maldonado y Caro Cerimedo.

El Director Jimmy Hendrickx junto a una pareja de la tribu Dayak de la isla de Borneo.

 

 

“A PUNK DAYDREAM” (2019)

Eka, Edo, Ucok Siregar (Eka`s father), Ujang Tattoo Artist, Mohammad Ustad Hussein, Benges Masberto, Mike Marjinal, Etsjot, Gundur, Abiff Disorder, Hubertus Renaldi, KEMPOT, POLENK, FAJDRI, Awang, Blentong, Keling, RAHMA, SOBEK, Egie Mukti, Apoyycalypse & Dillah, Icank Faisal Derisan, Ducky, Daniel, Neo, Batok, Icank, Bayu, Komeng, DWI, Ambon, Sarah Putrianti Hakindon, Ayu nares, Yeni, Devita, Bulan.

Director Jimmy Hendrickx
Co-director Kristian van der heyden

www.jimmyhendrickx.com






 
 
 
   
     
  OTRAS NOTAS