volver arriba
         
 
 
         
  MUESTRAS MÚSICA VARIOS  
  FIESTAS CINE Y TEATRO  
 
  HOY: MARTES 19  
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
 

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
 

 
ver más
  WIPE PODCAST
Diosque - Chau (Video Oficial)




MS MUSICA
 
  QUIERO RECIBIR EL NEWSLETTER !
 
  WIPE POST@  
 
 
 
 
 
     



wipe links














 
 
  REVISTA WIPE
GUIA DE BUENOS AIRES
 
 
     
  EDICIONES IMPRESAS      MUESTRAS      NOTAS      DISCOS      LIBROS      CONVOCATORIAS      CONTACTO  
 
Una Charla con Adan Jodorowsky volver
 

Una charla con Adán Jodorowsky

por Pablo Dacal

- Viviste en muchas ciudades ¿Cuál es tu patria?

- AJ: Me siento en casa en dos lugares en el mundo. En Francia, porque crecí y viví allí mis primeros 29 años. Tengo mis amigos, mis recuerdos, mi pasado. Mi padre aún vive allí, tiene 90 años y vive en París. A él le gusta París. Y lo entiendo: las mejores croissant del mundo, el pain au chocolat. A mi me gusta la elegancia. Son pedantes los franceses, y me gusta eso. Y encontré esa sensación también aquí: cada vez que vengo me siento en casa. Es muy raro. Yo creo que es porque soy una mezcla de alemán, irlandés, judío, mexicano. Todo eso mezclado. Y aquí hay mucha mezcla de cultura también: nadie realmente es de aquí. Vas por la calle y ves una mezcla, entonces siento que hay algo parecido a mí. Aunque no tenga el acento argentino me siento casi de aquí. Y mi abuela era argentina: Sara, ucraniana-argentina que después se fue a Chile.

- ¿Qué música escuchabas de niño? ¿Lo que llegaba por tu padre, por tu familia, por tus amigos?

- AJ: Mi padre no escucha música. Él oye un disco desde los 40 años que es el Arpa Celtica, de Alan Stivell, un disco del 71. Y eso es todo. Mi madre escuchaba música: Little Richard, Elvis Presley, Aretha Franklin, Al Green, todo eso. Yo fui directo al rock and roll: me gustaba Eddie Cochran, Jerry Lee Lewis, Elvis Presley. Fui a las fuentes, el blues y el rock and roll.

- Algo a destiempo, porque creciste en los 80s y 90s...

- AJ: Sí. Nací en el 79, voy a cumplir 40. Pero aún había vinilos en la casa, y yo agarraba los vinilos. The Platters me encantaban también. No sé por qué, es lo que me hizo vibrar. Mi madre me regalo después una portaestudio 4 pistas Tascam y me dijo: “Esto es para grabar en cada pista”. Empecé a hacer arreglos con eso, y me abrió la mente.

- ¿Con un micrófono shure SM58?

- AJ: Sí, exacto. Y le dije a mi padre: “¿Puedes comprar una batería, un bajo, una guitarra?” Armé un estudio en el sótano de la casa y empecé a hacer jams con los amigos. En Paris. Y armaba unas fiestas… Cuando mis padres se iban decía: “¡Inviten a todo el mundo! ¡Quiero que haya el máximo de gente en la casa!” Hacía unas fiestas enormes y tocábamos en el sótano. Era la época de los Red Hot Chilli Peppers, Rage Against the Machine, Nirvana. Hasta que un día mi padre regresó, vio una jeringa en el jardín y dijo: “No”. Y le dije: “¡Es que no los conozco!” Todo el mundo venía y no sabia ya quien estaba… Deje de hacer fiestas a partir de ese momento.

- En la historia de la cultura suele reaccionarse frente a la generación anterior, y el rock and roll es una reacción escandalosa, gritona y desmedida ante los padres...

- AJ: ¡Claro! Yo quería existir haciendo rock and roll. Quería existir, no ser solo el hijo de mi padre. Y mi madre era muy alcohólica, entonces también tenia una rabia contenida muy fuerte. Creo que por eso le entré al rock and roll.

- Yo te iba a comentar lo contrario: veo realizada en tu familia la construcción de un linaje, en un estilo algo anterior al siglo XX o proveniente de otros oficios.

- AJ: Bueno, lo que pasa es que el rock and roll es también una manera de salirse del programa social del sistema. Cuando alguien dice “¡Yeah! ¡Rocanrol!” Para mi no se trata de beber o tomar drogas… Para mí es una forma de salirse del cuadrado del mundo. Y eso es muy interesante, por eso admiro tanto el rock and roll.

- ¿Sentís que la psicomagia, y toda la serie de ideas que desarrolló tu padre, han influido en tu vida y tu obra?

- AJ: Yo creo que si, porque sin toda esa conciencia de parte de mi familia yo hubiera podido ir por muy mal camino. Su mensaje fue siempre ese: un mensaje luminoso, de alguien que se quiere liberar de algo. Y es lo que poca gente entendió en su obra, o que están recién entendiendo. Eso me ayudó mucho. No me destruyo, siempre tengo ese limite. ¡Cuídate! Para tener la mente lo mas clara posible y envejecer bien. Quiero estar lúcido. Envejecer no me importa. No hablo de algo físico sino de algo interior: me gustaría morir en lucidez y trascender de la muerte. No se si hay reencarnación, pero uno siente que puede haber algo ¿no? Prefiero pensar que hay algo y no sufrir toda la vida diciendo: no hay nada.

Dejo de grabar y seguimos charlando ¿Te parece?

www.facebook.com/AdanowskyMusic





 
 
 
   
     
  OTRAS NOTAS