volver arriba
         
 
 
         
  MUESTRAS MÚSICA VARIOS  
  FIESTAS CINE Y TEATRO  
 
  HOY: SBADO 7  
 

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
ver más
  WIPE PODCAST
Inconmovible (soltero) por YULIANO ACRI feat. ALFONSO EL PINTOR




MS MUSICA
 
  QUIERO RECIBIR EL NEWSLETTER !
 
  WIPE POST@  
 
 
 
 
 
     



wipe links














 
 
  REVISTA WIPE
GUIA DE BUENOS AIRES
 
 
     
  EDICIONES IMPRESAS      MUESTRAS      NOTAS      DISCOS      LIBROS      CONVOCATORIAS      CONTACTO  
 
Grupo Krapp estrena Rubios volver
 

Grupo Krapp estrena: Rubios, una obra que reúne teatro, danza y cine en 90 minutos

Entrevista por Paula Ríos

Luciana Acuña y Luis Biasotto, directores del Grupo Krapp nos cuentan sobre nueva obra Rubios que presentan en noviembre en el Centro Cultural San Martín.


¿Por qué Rubios?

Rubios viene de nuestra anterior pieza El futuro de los hipopótamos, donde antes de que se abra el telón de la sala unos personajes brutales, ingenuos, amnésicos y anti-sociales, aparecían como una especie de teloneros de la obra que iba a venir. Entonces, junto a Gabriela A. Fernandez pensamos que estos personajes que se manejaban por fuera de las normas, debían tener algo en común, algo que los distinga entre del resto de los mortales, una especie de sello. 

Pensamos en pelucas rubias, en ponernos algo que realmente no nos pertencen, o no nos queda bien, que nos es ajeno, por eso rubios. La uniformidad de las cabelleras, nos dio un lugar de mayor impunidad, como si esa fantasía que asocia lo “blanco a lo bello y a lo bueno” se hubiese pasado tanto de mambo que se transformaron en idiotas. También nos permite colocarnos en un espacio de protesta, de discorformidad en relación a la correción, a la norma, a lo “bien visto”.  Construir esos personajes nos permite desahogarnos diciendo y haciendo lo que querramos, eso que no se “debe” hacer porque está mal visto, porque la sociedad no lo permite. Una mascara rubia que nos une y nos aleja de la moral.

Los personajes en la obra se comunican (mayormente) desde la fisicidad ¿Cómo surge este aspecto en la propuesta?

Nuestra compañía tiene 20 años trabajando juntos, con sus interrupciones aciertos y des-aciertos por supuesto, y siempre nos comunicamos desde el cuerpo, es parte de lo que somos, es parte de lo que es el Grupo Krapp.

En esta propuesta en particular la comunicación entre los personajes, ronda entre la idea de lo personal y el olvido, como si a uno le hicieran una pregunta y responde a la semana siguiente, pero esa respuesta perdió su interés y se transformo en otra cosa.

En Rubios se desdramatizan hasta las cosas más terribles, los personajes no son psicológicos, son puro presente, la idea es seguir adelante, es avanzar cueste a quien le cueste.

Puede que sean por un segundo concientes de sus actos colaterales, pero luego se olvidan o no les importa, pero tampoco es que son seres del mal.

Pretenden llegar a algún lugar, y ese lugar no es físico, es algún lugar que los detenga, sea el cansancio o la misma noche que nos los deja ver bien que hacer o hacia donde ir.

Claro que también es interdisciplinaria...híbrida: tenemos humor absurdo, danza, música y una proyección fílmica. Fue todo un desafío, ¿no? 

Si y no… 

Con respecto a la proyección, en nuestras anteriores obras A donde van los muertos (Lado A y Lado B), también utilizamos video, quizás no con tanta autonomía como ahora la película.

En este caso creamos la película partiendo del material de El Futuro de los hipopótamos e intentamos introducirla a la obra, para que dialoguen entre sí. Y que esos dos materiales, obra y película sean una sola cosa y eso se logró.

En la compañía hay músicos, actores, bailarines y cineastas, entonces no es algo que se busca afuera y se intenta incorporar, es algo que nos pertenece, que ya está en nosotros.

Solo buscamos diferentes maneras de combinar los materiales que cada uno aporta.

Cada obra para nosotros es un desafío, pero no en el sentido de la “interdisciplina”, sino por el hecho de la creación en sí misma. Porque elegimos crear desde el vacío, con muy pocos aprioris, entonces nada se descarta, se prueba todo y el mundo es infinito, inabarcable. Ese es nuestro desafío, crear sin límites.

Hay como una evocación al cine mudo, sobre todo al de Buster Keaton que trabajaba con el slaptick (humor con acciones exageradas y violencia física) ¿Es así?

Puede ser. A nuestro trabajo siempre lo han a sociado con ese tipo de cine, Keaton, los tres chiflados… Puede estar cerca del slaptick claro, pero sobre todo de un lenguaje que no necesita tanto de la palabra y descansa más en la potencia del cuerpo y del movimiento para expresarse. Creemos poco en la palabra y mucho en el cuerpo. 

Quizás también, el lenguaje (sobre todo del film) se acerque más a Tatí, a gente común que está un mundo común, pero que parece que no pertenece a él, que no encaja.

Los Rubios crean sus propias normas y una lógica diferente, pero de este modo también se definen ¿Podemos describirlos como "pasajeros en trance"?

Es bonita esa metáfora de “pasajeros en trance”, quizás sí. Es una especie de viaje interminable hacia ninguna parte, o hacia un destino sin destino. Podemos pensar en la idea de la suela de una zapatilla, éstos personajes son también suelas que van arrastrando todo lo que se les pega, lo que pueden cargar y transformar… pueden salir en un auto con una reposera y una raqueta hasta terminar en un páramo seco con un arma y un perro. Lo pueden todo, pueden lo inimaginable.

Grupo Krapp. Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro y Fernando Tur son los creadores e intérpretes de Rubios, una obra que cruza teatro, danza y en esta ocasión también cine, con un film dirigido por Alejo Moguillansky y producido por El Pampero Cine. Una nueva obra donde el absurdo, el humor y la violencia son protagonistas. Las funciones serán los sábados, 21 h, y domingos, 19 h, en el Centro Cultural San Martín, Sala A, Sarmiento 1551.

Venta online en: www.tuentrada.com y/o en la boletería del Centro Cultural.
Web El Cultural San Martín: click

Duración: 90 minutos






 
 
 
   
     
  OTRAS NOTAS