volver arriba
         
 
 
         
  MUESTRAS MÚSICA VARIOS  
  FIESTAS CINE Y TEATRO  
 
  HOY: DOMINGO 5  
  11:00 hs

 
  11:00 hs

 
  18:30 hs

 
  19:00 hs

 
  20:00 hs

 
  20:00 hs

 
  WIPE PODCAST
ISLA DE LOS ESTADOS. UNA VUELTA. NEW SINGLE!




MS MUSICA
 
  QUIERO RECIBIR EL NEWSLETTER !
 
  WIPE POST@  
 
 
 
 
 
     



wipe links














 
 
  REVISTA WIPE
GUIA DE BUENOS AIRES
 
 
     
  EDICIONES IMPRESAS      MUESTRAS      NOTAS      DISCOS      LIBROS      CONVOCATORIAS      CONTACTO  
 
LOGOSOFIA. La ciencia de la superacion volver
 



Logosofía

Jorge Novello, estudiante de logosofía, nos cuenta de qué se trata esta ciencia de superación humana creada por el argentino Carlos B. González Pecotche en 1930, y que es hoy objeto de estudio en varios países.


¿Cómo llegaste a la logosofía?

J.N: Después de una intensa búsqueda, en el año ’96, un amigo me invita a una conferencia que la fundación daba en ese momento en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires. Ahí tomé contacto por primera vez con la palabra, con los libros y con dos expositores que me hablaban de temas que tienen que ver con lo metafísico, con lo espiritual, pero muy conectados con la realidad.

 

¿Qué te interesó una vez que empezaste a estudiar?

J.N: El concepto de autoredención, el no necesitar un ser ajeno a mí, externo a mí para redimirme. O sea, el hecho de empezar a tener el control sobre mi mismo, de habilitar mi conciencia para resolver los problemas que aquejaban en ese momento a mi ser; empezar a mover mi voluntad para levantarme y poder llegar a donde yo quiero.

 

¿Podés decirme algún cambio que lograste?

J.N: Primero, empezar a tener fuerte control sobre mi conducta. Por ejemplo, la fijación de un propósito y el desarrollo de un proyecto profesional, puesto en práctica desde el proceso de evolución consciente que propone la logosofía, se vuelve algo concreto, conectando a uno con su parte más íntima/ interna, que la logosofía llama espíritu. El tema de “ser uno” en todas las actividades que uno desarrolla, me parece que no es un tema menor. ¿Por qué digo esto?

Porque muchas veces alguien que desarrolla una actividad está mirando la hora en que la va a terminar para empezar a desarrollar otra, impidiendo así el disfrute de esa actividad que está llevando a la práctica, lo cual genera un permanente escape de la realidad que tiene por delante. La logosofía te lleva a un estado permanente de atención que es gradual. Pero ese estado de atención gradual te va llevando a tener una felicidad más contínua a lo largo del día, porque te lleva a estar consciente de lo que estás haciendo y ves para qué y por qué lo estás realizando.

 

¿Retoma un poco el conocimiento de las antiguas escuelas de sabiduría?

J.N: Exactamente. El enunciado de conocerse a si mismo es retomado por la logosofía y, a la vez, lo que trae esta nueva enseñanza es el “cómo” lograrlo. Primero, diferencia lo que es información de lo que es conocimiento. El conocimiento es una capacidad concreta de hacer. Pero lo más importante es que el trabajo se hace dentro de uno, no fuera; no comprometiéndose uno con otro, como puede ser en una técnica de autoayuda o en alguna otra cuestión que ponga uno en juego con los demás, sino que el compromiso es de uno con uno mismo y es uno el que va a buscar esa transformación por propia convicción. Uno de los principios de la logosofía es no creer en nada de lo que la logosofía dice, sino ir tras la comprobación de lo que dice.

 

Uno de los problemas que uno quiere resolver a veces es el tema de las adicciones...

J.N: Lo primero que hay que resaltar es que la logosofía requiere de seres que se quieren ayudar a si mismos, para que a través de ese rescate de uno pueda ayudar a otros a ayudar a hacer lo mismo. Apunta esto a extender una cadena de bien. Partiendo de esta base, los conocimientos que brinda habilitan al ser para, en primera instancia, tomar control a través de lo que llama “el pensamiento de autoridad”, que es un pensamiento específico que enseña a crear; tomar el control de la propia mente y así, aprender a clasificar y seleccionar los pensamientos que uno va a llevar adelante en la práctica cotidiana.

Eso va a llevar a un camino de perfeccionamiento, donde uno va a empezar a adquirir defensas mentales que van a impedir la contaminación de los ambientes, y de algún modo son muchas veces los ambientes los que llevan a determinados tipos de adicciones. Es decir, el ser humano en la masividad a la cual está invitado a diario, pierde esas defensas. Logosofía no enseña dónde está lo bueno y dónde está lo malo, enseña a habilitarse a través de la propia conciencia para que uno vea per se lo que es bueno y malo para si.

 

¿Y con respecto al miedo?

J.N: Una de las cosas que enseña es a vivir la vida con valor. Hay algo que decía González Pecotche, que podríamos resumirlo en que “el temor es morte”, jugando un poco con las palabras, el temor es de los mortales. Todos los valores que no tengo puedo adquirirlos. Valores que, por otro lado, me van a hacer más valiente para enfrentar todos aquellos aspectos de mi vida donde me siento restringido. Yo puedo ser un excelente padre y un muy mal gerente o puedo ser un excelente deportista y un muy mal compañero en el colegio. De eso trata la logosofía también, de tener éxito en todos los frentes que la vida va abriendo y a partir de eso empezar a probarse uno en la acción. Entonces, a partir de este cultivo de los valores, el miedo va desapareciendo. El miedo a la vida va desapareciendo, porque aparecen las ganas profundas de vivir y aparece un valor profundo por enfrentar todas aquellas dificultades, y cada vez que aparece una dificultad aparece también, contemporáneamente, las ganas de vencer esa dificultad, porque pasado ese problema sé que voy a ser más fuerte y más grande.

 

¿Dónde se estudia logosofía?

J.N: En la actual coyuntura 2020 la Fundación Logosófíca brinda cursos on line semanales para todo aquel ser libre y con inquietudes que anhele ampliar lo plasmado en este reportaje.

 
Para mas info:
 
Jorge Novello es investigador logósofo,  integra la direccion de Relaciones Institucionales de la  Fundación Logosófica
 
 

Carlos B. Gonzalez Pecotche (RAUMSOL)
Creador de la Logosofía
Argentino (1901-1963), su ciencia se brinda al Mundo desde 1930.
90 años de Bien para la Humanidad.
Conocé sus libros y bajalos gratuitamente
 

 

 


 
 
 
   
     
  OTRAS NOTAS